Capítulo 22 – El holograma de la luna.

El holograma de la luna

«La conciencia del ser humano es, en sí,
la totalidad de las conciencias de cada
una de las células que lo componen y
recalcando que cada célula tendrá conexión
al campo etérico y a la conexión con
otras células de otros cuerpos sean o no
humanos, así pasa exactamente lo mismo
con un planeta
.”
Anéeka de Temmer.
Video de Estela y Cristina: Las estrellas (2)
– Seres vivos con consciencia.

En algún lugar de las órbitas de la Tierra.
Finales de agosto de 2022. Marco temporal terrestre.

La idea de la posible desconexión del holograma lunar que había sugerido Yazhi en el cónclave mantenido con la Alta Federación estaba siendo analizada y valorada por la Alta Federación, Karistus y las razas positivas que formaban el recién creado Alto Consejo de las semillas estelares terrestres. El plan tenía sus pros y sus contras y era necesario sopesar muy bien la acción para que no tuviera demasiadas consecuencias negativas para la salud emocional y espiritual de la población humana y otras repercusiones en diferentes niveles.

También, de llevarse adelante el proyecto, debía sincronizarse con las operaciones que se estaban llevando a cabo en la Tierra y, sobre todo, a la par que el esperado y ansiado asalto de los medios de comunicación masivos, ya que sería una buena forma de que la gente aceptara que lo que se informaba en los medios era completamente verídico. La toma de los medios de comunicación era el indicador de que las fuerzas oscuras del cabal habrían sido derrotadas o al menos, el indicador de que habrían sido despojadas de esa arma tan potente.

A las incertidumbres generadas por la posible respuesta de la gente de la Tierra al evento, había que añadirle las posibles dificultades técnicas que podrían conllevar la desactivación del holograma. Nadie conocía a ciencia cierta cómo funcionaba al detalle el sistema más allá de saber que se alimentaba de alguno de los cuatro reactores de energía ionizantes que todavía estaban en uso de los doce que estuvieron una vez funcionando en la nave Luna.

El holograma lunar podría estar conectado también a los reactores que alimentaban lo que los lirianos terrestres habían llamado cinturón de Van Allen y había que ser muy cuidadoso de no tocar este otro sistema por las consecuencias que podrían acarrear su desconexión de manera accidental, no solo biológicas y metafísicas para la población humana, la fauna y la flora terrestre, sino también interplanetarias ya que podría producirse un desequilibrio en la homeostasis planetaria de todo el sistema solar Sol 13 que llevaría a un cambio brusco de la trayectoria elíptica de la Tierra alrededor del sol, provocando cambios muy pronunciados en el clima y en las estaciones, con inviernos muy fríos y largos y veranos muy cortos y calurosos.            

Independientemente de las cuestiones técnicas que impidieran o dificultaran el apagón del holograma y dando por hecho que éstas podrían ser resueltas satisfactoriamente más pronto que tarde, había muchos integrantes del nuevo Alto Consejo Terrestre que eran contrarios a la desconexión del holograma lunar ya que seguían insistiendo que el impacto que causaría el apagón en un momento dado provocaría una conmoción en la población humana y una verdadera revolución que podría llevar a la gente al caos debido a la creación de una posible y acusada disonancia cognitiva en muchas personas que no darían crédito a sus ojos y negarían rotundamente cualquier evidencia, no solo de lo que vieran en la Luna, sino también respecto a lo que se quisiera comunicar en los nuevos medios ya controlados por el bando positivo.

Todos esos problemas colaterales podrían ralentizar y dificultar el control total de la Tierra por parte de las Semillas Estelares Terrestres que, sin duda, se encontrarían a gente normal haciéndoles frente con uñas y dientes y fuera de control. Pero, a pesar de los posibles inconvenientes que podrían surgir al eliminar el holograma, los Karistus, más temperamentales, seguían con la idea de eliminarlo cuanto antes y proponían hacerlo a finales de agosto ya que habían estimado que el asalto definitivo de los medios de comunicación se haría por esa fecha.

Sin embargo, la decisión de desactivar el holograma recaía directamente en la Alta Federación que estaba llevando los interrogatorios en Temmer junto con el Consejo de Alcyone y otros consejos espaciales y planetarios. En dichos interrogatorios se estaba desvelando que la Federación 5D regresiva tenía algo más que el control de dicho holograma y que no era tan sencillo desactivarlo, según lo que habían informado preliminarmente las razas que estuvieron a cargo en los últimos tiempos del mantenimiento de los reactores y que decían que el interior de la Luna estaba repleto de trampas puestas ahí hace eones por los antiguos moradores de razas reptilianas y nunca fueron desactivadas. Insistían en que nunca se había investigado en profundidad y era muy complejo saber dónde estaban las conexiones de los reactores a los proyectores holográficos repartidos por la cara visible de la Luna. Los conocimientos de todos estos detalles técnicos y de cómo sortear las trampas estaban en manos de algunos oficiales de la ya extinta Federación 5D regresiva que, como no podía ser de otra manera, eran andromedanos y constructores de la nave Luna y que ahora estaban en Temmer siendo interrogados.

Las estancias del puerto espacial de la ciudad de Toleka en el planeta Temmer donde se estaban produciendo los interrogatorios acogían con frialdad a los mandos, oficiales y personal subalterno arrestados en la Viera y otras naves de la difunta Federación acusados de múltiples crímenes; incumplimiento doloso de la primera directiva de las leyes espaciales, asociación ilícita para la comisión de delitos de lesa humanidad, destrucción de Tiamat, apropiación indebida, engaño, ocultación, perjurio, corrupción, asesinato y genocidio contra los lirianos terrestres y otras razas, destrucción de los ecosistemas, terraformación planetaria, hibridación y experimentación humana y un sinfín de fechorías más.

Esas estancias no diferían mucho de aquella que se utilizó para sonsacar al clon de la reina Alenym I. Todas las habitaciones estaban altamente protegidas para evitar cualquier fuga o entrada de datos o señales vía electromagnética o telepática que hiciera peligrar no solo la información que se estaba obteniendo de los arrestados, sino también la integridad física de estos. No todos respondían de la misma manera, pero muchos de los detenidos estaban dando una información inesperada e inaudita y otros, los de mayor graduación, se resistían fuertemente a desvelar la verdad como si eso les evitara los ineludibles juicios que los condenarían con toda seguridad. Su obstinación para no colaborar con la ley ya los hacia culpables. Así eran las leyes espaciales. Los que favorecían la investigación tenían la oportunidad de poder ser reconducidos hacia una vida espiritual más elevada y posteriormente reinsertados en la sociedad siempre y cuando no hubieran cometido un crimen sangriento. Pero todos de una forma u otra estaban manchados de sangre y es por eso por lo que la mayoría se resistía a hablar.

—Tu silencio te hace culpable —amenazaba el interrogador a unos de los oficiales andromedanos de la Viera que mostraba síntomas de carecer de toda emoción y que bloqueaba firmemente su canal telepático—. Habla si no quieres acabar en la prisión de un asteroide vagando por el espacio profundo el resto de tus días.

El oficial, con los labios bien apretados, miró de soslayo al interrogador, un Karistus fornido y de mirada penetrante que no se conformaba con el silencio que le entregaba el ser de piel azulada. No se anduvo con lindezas ni florituras y le agarró fuertemente con las dos manos la elástica y ajustada cazadora que vestía el general y se encaró con el detenido.

—Los Karistus y muchas otras razas de bien, jamás quisimos pertenecer a la Federación 5D porque el tufo que daba llegaba a todos los rincones de la Galaxia. Engañasteis a muchas otras razas con vuestra grandilocuencia y con vuestros discursos de amor, espiritualidad y unión fraternal cuando en realidad lo que salía por vuestras lenguas viperinas no era más que veneno reptil. Se os acabó el cuento de doce mil quinientos años. Ahora nos dirás todo los que sepas, porque si no el Karma se apoderará de ti y se comerá tu alma a bocados. Pero antes saborearás las delicias de la pócima Karistus en tu piel. ¡Habla!

Ante el silencio del oficial y con el fin de no perder el tiempo innecesariamente, el Karistus hizo un gesto al operador que acompañaba en el interrogatorio y éste encendió el sistema generador de frecuencias cerebrales dirigido con precisión a la cabeza del comandante de la Viera. El mismo método aplicado al clon de la reina Alenym y que tan buenos resultados dio, se lo estaban aplicando al interrogado. No tuvieron otra alternativa.

Al cabo de unos segundos el andromedano empezó a retorcerse de dolor e instantes después cedió:

—Está bien, ¿qué quieres saber? —preguntó a regañadientes y con el rostro medio retorcido por el tormento.

—Estamos desmontando vuestro chiringuito, no solo en el espacio, sino también en la Tierra y para que los lirianos terrestres despierten de la pesadilla en que los habéis sumido durante milenios, vamos a celebrar una gran fiesta. A esta fiesta no estáis invitados, pero vais a participar ayudando a que sea todo un éxito.

—¿Cómo? —inquirió sorprendido el andromedano ante lo extraño del requerimiento.

—Explicándonos cómo se desconecta el holograma lunar. ¿Te imaginas a los terrícolas viendo un trozo de chatarra espacial en vez de un trozo de piedra de mentira? Eso sería grandioso.

—No lo sé —dijo el oficial, relajándose un poco al ver que ese tipo de preguntas no le involucraba más de lo necesario en los crímenes de los que se le acusaba—. Yo no tengo los detalles. No tengo esa información. Supongo que en el puente de mando de la nave Luna tendréis los esquemas de conexión de los reactores a todos los servicios.

—¡Eso ya lo sabemos! —exclamó el Karistus— pero todo aquello fue modificado y no fue documentado por las razas sauroides que habitaron la Luna hace eones. Además, las trampas que pusieron tampoco fueron documentadas obviamente. ¿Dónde se encuentran ahora las conexiones y cómo se desconectan los proyectores holográficos sin afectar el toroide electromagnético que sustenta la matrix lunar? —preguntó el Karistus al oficial de la ex Federación regresiva mirándole fijamente a los ojos.

—No tengo esa información y creo que nadie la tiene. Que nosotros sepamos, no se entra en la Luna desde que se decidió parar el mantenimiento a los reactores a la espera de que dejaran de funcionar.

—Y vuestros socios, Kingu, Usungal, Malakak y Maitre ¿han entrado en la Luna últimamente?

—Lo desconozco —dijo encogiéndose de hombros.

—Para ser oficial de la Federación desconoces muchas cosas —remató el investigador con cierta sorna.

Los interrogadores habían bajado la presión sobre el detenido, habiendo captado que muy probablemente dijera la verdad. A pesar de no estar aportando mucha información, siguieron con las preguntas:

—Cuando lleguemos allí, ¿qué nos vamos a encontrar?

—No lo sé a ciencia cierta. Puede haber de todo allí.

—¿A qué te refieres? —insistió el interrogador.

—Entes biológicos tóxicos parasitarios y seres tipo lurker con biología basada en silicio, muy ágiles y agresivos —se explayaba el oficial intentando desviar la atención de los interrogadores hacia temas menos escabrosos. Pensaba que, si contaba la verdad sobre esto, probablemente serían más benevolentes con él para otros asuntos.

—¿Y por qué habéis ocultado eso hasta ahora? —preguntó el karistus.

—Lo tenían preparado como arma para lanzarlo a la Tierra y parasitar todo el planeta. Era su plan B.

—Está bien. Ya hablaremos de los otros planes. De momento es suficiente.

Con la poca información que se le pudo extraer al oficial andromedano detenido, el equipo técnico formado por ingenieros estelares y expertos exobiólogos de diferentes razas y algún andromedano no implicado en la trama criminal de la Federación 5D regresiva, se había introducido ya en la nave Luna para lograr eliminar el maldito holograma lunar. Desde la perspectiva terrestre la idea era hacerlo cuanto antes, aunque sabían que podría ser contraproducente ir con prisas pues no podían exponerse a ser impregnados accidentalmente por las sustancias exobiológicas extremadamente tóxicas y peligrosas a las que hizo alusión el oficial interrogado y que se depositaban en las paredes, techos y suelos de la nave.

Era como una especie de sustancia gris oscura, con vida propia; una especie de parásito que pudo ser identificado por los exobiólogos. Estos parásitos, una vez en el cuerpo, se quedaban en el esófago y en la boca y allí crecían y si no se eliminaban con prontitud, se hacían con el control del cuerpo y la muerte llegada en pocos minutos. Todo el equipo podía infectarse fácilmente, pero iban protegidos convenientemente para evitarlo. No obstante, antes de salir de la Luna debían cerciorarse de que ningún de ellos pudiera estar contaminado. A todo esto, debían poner suma atención a las trampas allí puestas por los regresivos, sobre todo en las estancias y pasillos que no eran frecuentados por los equipos de mantenimiento. También había que estar ojo avizor a los lurkers que merodeaban el lúgubre interior de la luna, aunque los equipos de mantenimiento nunca informaron sobre la presencia de estos seres. Es verdad que hacía mucho tiempo que no entraban ahí y las cosas eran muy diferentes a lo que se había visto por última vez.

Estaban trabajando afanosamente para encontrar donde estaban los controles, pero había que ir con sumo cuidado. Había Muchas puertas de metal en todas direcciones en los techos, en los suelos, lateralmente. En el caso de que todo fuera bien y no tuvieran algún encontronazo con entes regresivos, tardarían mucho en encontrar la aguja en el pajar. Todo era un laberinto enorme de pasillos y corredores. Además, el olor del entorno era nauseabundo, aunque los ingenieros no lo percibían directamente gracias a la utilización de mascarillas especiales.

Con los raquíticos datos que se habían conseguido en el interrogatorio y tras muchas horas invertidas en el interior de la nave, se logró llegar hasta una sala de cristal que muy bien pudiera haber sido antaño el puente de mando. Era un lugar de multitud de estancias oscuras y silenciosas que los equipos de mantenimiento desconocían. Allí había armas de energía y estaban los planos que salían en pantalla holográfica en la que se especificaban las salidas más cercanas y seguras y con las que podían evitar la presencia de los lurkers. Nada parecía ser como se creía. Ese era el gran secreto que escondía la Federación 5D regresiva. Se había convertido en un laboratorio para experimentar con el sufrimiento liriano terrestre.

Tras rebuscar por todos los rincones en el supuesto puente de mando tampoco encontraron la información técnica relativa al funcionamiento de los proyectores holográficos ni los esquemas de conexión a los reactores de energía ionizante ni ningún indicio que los llevara a averiguar cómo se había hecho la instalación y por consiguiente como desarticularla.    

Después del intento fallido por encontrar donde estaban los controles de los proyectores holográficos y viendo que no era posible apagar los reactores ionizantes que los alimentaban para evitar que cayera la matrix lunar, el equipo de intervención había concluido que tal y como estaba la Luna, solo cabían tres posibles soluciones para hacer desparecer el holograma. O bien se destruían uno a uno los miles de proyectores holográficos instalados sobre la superficie lunar o bien se retiraba la luna de la órbita de la Tierra y se destruía con todo lo que tenía dentro o bien se reemplazaba la luna con otra nave similar.

Todas las propuestas tenían sus inconvenientes.

Para la primera, los proyectores estaban diseminados por toda la cara visible de la luna y eran miles. Era complejo determinar con exactitud su ubicación. Podían destruirse con una nave sobrevolando la superficie o destruyéndolos uno a uno con cargas de energía, lo que suponía que la operación llevara semanas en realizarse. Además, la ejecución de cualquiera de las dos formas de destrucción no sería instantánea y sería visible desde la Tierra y eso no ayudaría a conseguir el impacto deseado sobre los humanos.

Para la segunda, ya se habían intuido las consecuencias de retirar la Luna de la Tierra y destruirla en algún lugar alejado del universo; cambio en la trayectoria orbital de la Tierra sobre el sol haciéndola más elíptica y provocando variaciones muy extremas del clima de la Tierra y probablemente de otros planetas. Asimismo, provocaría cambios metafísicos profundos en la población y una más que probable generación de problemas y dolencias físicas y mentales de todo tipo hasta la adaptación del ser liriano terrestre a la nueva situación. Y todo esto sin contar con que habría que retirar la nave Viera de donde estaba para que no se hiciera visible desde la Tierra.

Para la tercera y última, podría decirse que era la opción más aconsejable, pero sustituir una luna por otra provocaría un espectáculo sin parangón en el cielo de la Tierra con el consiguiente asombro del público que observara el fenómeno y además también originaría innumerables reacciones en la población humana y problemas de índole interplanetario, al menos durante el tiempo que estuvieran conviviendo las dos naves en el sistema solar Sol 13. Además, la sustitución llevaría también mucho tiempo; buscar una nave similar o tener que construir una nueva a tal propósito no sería sencillo.

Se tomara la decisión que se tomara respecto a la forma de solucionar el problema, lo que era más que evidente es que no podían dejar la luna tal y como estaba. Habría que destruirla más pronto que tarde, era imperativo, pero esa decisión y otras al respecto debía tomarlas la Alta Federación.

§

Publicado por IngenieríaEstelar

Soy Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones y después de una vida empleándola en asuntos materialistas he decidido orientarla hacia asuntos más espirituales.

Un comentario en “Capítulo 22 – El holograma de la luna.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: