Capítulo 18 – El Alto Consejo Terrestre.

El Alto Consejo Terrestre

“Realmente no vamos a lo largo
de nuestra vida, ni a lo largo de nuestras
vidas anteriores «aprendiendo» cosas
para expandir nuestra conciencia. Vamos
recordando quiénes somos y siempre
hemos sido. Porque como no hay tiempo
y ya todo es, solo estamos jugando a “olvidar”
para poder explicarnos.”

Sophia Yazhi Swaruu.

Alto Consejo Terrestre.
En algún momento de junio de 2022.

Con la tecnología super avanzada de Karistus en cuestión de navegación supra luminar, los saltos en el Éter tomaban mucho menos tiempo que lo que usaba Taygeta para naves de gran calado. Karistus solo invertía 3h en vez de las 7h de Taygeta. Así que todos los arrestados en la nave Viera estaban ya sentados en las salas de interrogatorios del puerto espacial de Temmer en menos de un suspiro terrestre. Karistus, Ummo, el Consejo de Alcyone y otros consejos espaciales estaban ya preparados para acometer algo no visto en miles de años.

Independientemente de los resultados de los interrogatorios y los posteriores juicios cósmicos que los acusados de traición y otros crímenes iban a soportar, el control de la Federación 5D ya había sido tomado por Karistus y la propia Federación 5D desmantelada. Solo habría que estar vigilantes por si aparecía algún reducto activo de la extinta Federación o de sus socios en algún rincón de Sol 13 o incluso fuera.

Una vez desactivado el gobierno de la Viera y los responsables enviados a Taygeta para responder de sus crímenes, era hora de intervenir en las delegaciones de la Federación 5D de Venus, Marte y, sobre todo, en Saturno, por parte de todas las naves que estaban listas para la acción en las órbitas de esos planetas. La operación fue sincronizada y sin previo aviso. En poco tiempo, el control y gobierno de todas las naves cercanas a estos planetas fue despojado de los mandos regresivos y colaboradores sospechosos. En Saturno fue algo diferente ya que la gran mayoría de los oficiales de la Federación habían sido engañados también por los agentes de la Federación local de la Tierra ya descabezada, desmantelada, inutilizada y sin poder. Aunque no hubo arrestos masivos, el control de la situación paso también a manos de la raza Karistus.

Aunque Karistus pareciera estar haciéndose dueño de Sol 13 y quisiera controlarlo todo a fuego y espada, en realidad la idea respecto al control de la Tierra no era otra que establecer un Alto Consejo Terrestre que estuviera conformado por las propias semillas estelares que habitaban los cuerpos lirianos terrestres en la Tierra, la propia raza Karistus y otras razas más que no hubieran pertenecido a la extinta Federación. Esta última era una condición indispensable e inexcusable. Mientras se trabajaba en esto a marchas forzadas, era primordial controlar militarmente el espacio de Sol 13 y poner a buen recaudo todos los regresivos de la Federación 5D. La decisión de intervención en la Tierra había sido urgente, así que esta acción no esperaría a la creación del Alto Consejo Terrestre que en cuanto estuviera en marcha se haría cargo de los asuntos de la Tierra.

Para no parar ninguna operación, inicialmente el control de la Tierra sería tomado por Karistus junto a otras dos razas y comenzarían a armar a millones de semillas estelares de la tierra provenientes de treinta y dos razas. Era primordial que las semillas estelares terrestres fueran las que empezaran las operaciones en la Tierra con asesoramiento principalmente de Karistus. Todo el crédito de las operaciones en la Tierra debería ser otorgado a las semillas y no a ninguna raza extraterrestre. Todo se haría desde la Tierra y no se vería ni una sola nave que no fuera terrestre. Toda la infraestructura estaba en la Tierra desde hacía más de diez años y todo el material de armas y equipos completos para eliminar al cabal. El cabal terrestre debía ser desmantelado antes de la entrada del otoño en Europa. Es era el plan que debía cumplirse.

Más de quinientos mil efectivos preparados para intervención directa. Millones de semillas muy preparadas infiltradas en las instituciones del sistema en la tierra, en todas las áreas públicas y privadas para los cambios necesarios hacia una sociedad más positiva. El cuartel general de los efectivos de intervención estaba en bases bajo Tierra, en lugares seguros y con tecnología para contrarrestar la Matrix 3D. Solo se saldría de esas bases para hacer intervenciones militares. De la logística y preparación de asaltos se encargaban las semillas estelares altamente preparadas para estudiar objetivos y cuándo ejecutarlos junto con el Alto Consejo Terrestre, en cuanto estuviera en funcionando cien por cien. El orden y prioridades de las operaciones en la Tierra ya se habían fijado. Había que poner en marcha los planes que se habían ideado para revertir todo el mal en la Tierra. El primer objetivo prioritario sería desactivar y controlar la Reina Roja, la inteligencia artificial regresiva del cabal terrestre.

Karistus y varias razas, bajaron a la Tierra de manera encubierta. Se encontraron a Ummo que había estado burlaron el control de la Federación desde el año terrestre 1954 introduciendo dispositivos tecnológicos. Ummo siempre había sido un colaborador estrecho de Karistus y de otras razas. Con el fin de allanar el camino hacia la IA del cabal, ambos grupos se dirigieron a ciertos puntos estratégicos militares del cabal donde poseían armas de energía que ya habían sido utilizadas para intentar derribar naves alfrateanas en la órbita terrestre y que debían ser inutilizadas anticipadamente. Sin contemplaciones y sin advertencias previas dichas ubicaciones fueron desintegrados y también todos los dispositivos móviles con armas de energía de última generación con tecnología probablemente no terrestre. No hubo posibilidad de réplica, pero si el cabal terrestre intentaba algo de nuevo, Karistus emprendería una dura respuesta sobre otros puntos estratégicos del cabal y de todas las naves de la Federación en órbita de la Tierra que ya habían sido intervenidas y estaban bajo control Karistus.

Tras inutilizar las armas más poderosas del cabal con las que pudieran haber tenido problemas, el ejército de semillas estelares puso rumbo hacia el condado de Denver en el estado estadounidense de Colorado para destruir a la Reina Roja. Sabían que no sería una tarea sencilla, pero era un punto prioritario en la agenda del Alto Consejo Terrestre y las razas positivas aliadas.

§

Publicado por IngenieríaEstelar

Soy Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones y después de una vida empleándola en asuntos materialistas he decidido orientarla hacia asuntos más espirituales.

Un comentario en “Capítulo 18 – El Alto Consejo Terrestre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: