Capítulo 17 – La caída de la Federación 5D.

La caída de la Federación 5D

“…Todos los pasados, todas las líneas
temporales, o como se les quiera
llamar, lo verdadero, lo falso, lo
que pasó «en otras líneas», todo converge
en un solo punto para formarlo, todo el
conjunto y la suma de toda esa masa forma
un solo punto, el ahora.”

Sophia Yazhi Swaruu.

Puente de mando de la Nave biosfera Viera.
En algún momento del mes de junio de 2022. Marco temporal terrestre.

Las operaciones ideadas por la Alta Federación y razas asociadas ya estaban en marcha. Desde el punto de vista liriano terrestre, todo había empezado de manera casi inmediata después de la reunión con la Alta Federación. Antes de acometer cualquier acción en la Tierra era imprescindible destruir el lazo que tenía el cabal terrestre con la Federación 5D, lo que suponía desmantelar totalmente a esta última.

Con el fin de no levantar sospechas en los miembros regresivos de la Federación 5D, dichas operaciones habían sido camufladas en unas maniobras militares de vigilancia y supervisión que estaban aprobadas por la propia Federación por sugerencia directa de la Alta Federación. Estas operaciones militares las dirigía la raza Karistus haciendo alarde de lo último de su tecnología. Las mismas taygeteanas se habrían asombrado de lo avanzados que estaban los Karistus en navegación estelar y otros campos, aunque ya conocían mucha de su tecnología. Ahora ellas no intervendrían en estas supuestas maniobras y se mantendrían al margen y, en todo caso, darían apoyo logístico a las razas que actuaran en la Tierra.   

Todo se desarrollaba dentro de la normalidad. No era la primera vez que se realizaban maniobras de este tipo, así que nadie se sintió extrañando. Las razas intervinientes habían desplegado toda su flota por todo el sistema solar, pero, principalmente, enfocadas en la Tierra, en Venus y también en Marte y Saturno. Ya estaban posicionadas a la espera de las órdenes oportunas que serían dadas por los oficiales de la flota Karistus. El primer objetivo y prioritario era intervenir y tomar el control de la nave andromedana biosfera Viera, sede de la Federación local, varada tras la Luna.

Seguido y de forma sincronizada el resto de los activos, bases y naves estelares de la Federación localizados en Sol 13 serían asaltado y controlados. Especialmente la nave Varena de la Federación situada en la órbita de Venus.

—Aquí crucero estelar Karistus —sonó alto y claro en los altavoces de la sala de mando de la Viera comunicándose en lenguaje andromedano y también vía telepática para reforzar el mensaje—, permiso para entrar con lanzaderas Karistus, Ummo y dos más de apoyo en el hangar principal de la nave Federación Viera.

—¿Propósito de la visita? —preguntó el comandante de la Viera siguiendo el protocolo.

—Maniobras de vigilancia y supervisión del sistema Sol 13. Aprobación 23467321 de la Federación de Planetas Unidos.

—Un momento, comprobando…Todo correcto. Permiso concedido. Hangar principal habilitado.

Una vez introducidos en el crucero andromedano, un comando de diez guerreros altamente especializados y entrenados, similar a los Hashmallim taygeteanos, desembarcaba de las lanzaderas recién llegadas a la Viera. Otros guerreros altamente armados se quedaban en el hangar para custodiar las lanzaderas. El comando se dirigía con paso firme hacia al puente de mando del crucero estelar y a los puntos críticos de la nave para realizar lo que en la Tierra hubiera sido quizás considerado un motín, aunque en realidad era más bien un abordaje, un acto de piratería estelar en toda regla y no sin razón.

El comando irrumpió bruscamente en el puente bloqueando todas las salidas. Una vez allí se procedió a ordenar el alto a todas las personas que allí estaban. Con sus armas de energía apuntando a los oficiales al mando de la nave biosfera, el jefe del comando de asalto, con porte regio, se dirigió al personal.

—Quedan todos arrestados por traición e innumerables crímenes cometidos contra la raza liriana terrestre y sus propias gentes. En nombre de la Alta Federación, la raza Karistus y otras razas más toman el control de esta nave.

—¿Cómo? Esto es absurdo —se quejó el oficial al mando de la Viera—. ¿Este asalto es un simulacro y está dentro de las maniobras militares coordinadas con la Federación? Nadie nos has comunicado nada al respecto ni se encuentra especificado en el protocolo de las maniobras.

—Nadie ha comunicado nada porque este asalto no es un simulacro; es real y las maniobras solo son para ocultar esta operación secreta —desveló el jefe del comando Karistus.

—No pueden hacer esto —rezongó el general andromedano—. Las normas de la Federación no permiten cometer tal acto.

—Las normas de la Federación, ja, ja, ja —se desternilló de la risa el guerrero asaltante al oír eso—. Siempre escudándose en las normas de la Federación. Es la Alta Federación quien determina esta intervención y arresto.

—Nosotros no hemos cometido traición ni ningún otro crimen —volvió a protestar el oficial de la Viera—. Solamente hemos exigido que se cumplieran las normas de la Federación. Exigimos saber el porqué de estas detenciones ilegales.

—¿Ah no? ¿Ningún crimen? ¿Detenciones ilegales? Nos enteramos ahora de que la inconmensurable y espiritual Federación no comete crímenes. ¿Y qué me dicen de las denuncias reiteradas de la excelsa y magnánima Federación contra la comitiva taygeteana porque supuestamente rompían con la primera directiva cuando la Federación ha sido siempre la que ha violado reiteradamente la primera directiva para ajustarse a sus intereses y para confundir y engañar al resto de miembros de la propia Federación y de las demás razas emocionales y empáticas que la formaban? Además, todas esas denuncias eran ilegítimas porque Taygeta tenía tecnología suficiente como para saltarse los controles de la Federación sin que esta se enterara, cosa que nunca hizo, pero la Federación se escudó en este problema ficticio para implementar todo lo que ha venido después, toda la represión.

—¿Represión? De que está hablando.

—Basta de charla —espectó el Karistus—. Procedan a abandonar sus puestos. Las armas están en modo matar. Podrán hablar cuando se les interrogue y puedan dar las oportunas explicaciones de su comportamiento criminal.

Siempre era igual: ellos creaban el problema, esperaban la reacción de la gente y luego implementaban medidas represivas vendidas como la solución. ¿De verdad que no sabían que habían implementado un sistema de represión brutal? ¿Tan avanzados estaban espiritualmente que no veían tanta maldad y pensaban que la dualidad solo se daba en densidades más bajas? ¿Era para ellos una cuestión solamente de intereses diferentes a los de la gente de la Tierra o hay algo más?

Los oficiales de la Viera fingieron no saber nada y se quedaron mudos ante tales imputaciones. Al cabo de unos segundos terrestres, el general andromedano intentó salir airoso del lance.

—Eso son falsas acusaciones. Siempre se han respetado las leyes establecidas en este cuadrante de la galaxia.

—¿Si? ¿Y qué me dicen de la tecnología no terrestre encontrada por la doctora Anéeka de Temmer de la raza taygeteana en los viales de las inoculaciones? ¿no es eso una violación de la primera directiva?

—Sí —afirmó el andromedano—, pero no se ha realizado por ningún miembro de la Federación. No sabemos quién ha podido ser.

—La Tierra está controlada férreamente por la Federación —recordó el jefe del comando de asalto—. Nada sale o entra en la Tierra sin el control de la Federación. Cualquier otra raza no perteneciente a ésta tiene su capacidad de actuación limitada y vigilada. Lo sabéis de sobra porque la Federación misma es quien ha permitido tal atrocidad.

—¡Es lo que quieren los humanos! Y eso es lo que les damos —se justificó el general insistiendo una y otra vez con esa vieja cantinela. Estaba ya oxidada de tanto usarla.

—Ese discurso está desgastado y ya sabemos que es falso. También se ha argumentado que el sufrimiento que está padeciendo la población terrestre es lo que ellos desean. Y que los egrégores y tulpas que asolan la Tierra son creaciones de los humanos, pero la población de la Tierra no había creado a los regresivos. Ahora ya sabemos que los regresivos en la Tierra, arcones, demonios, diablos, egrégores, parásitos, tulpas y todo tipo de entidades regresivas fueron creados por la propia Federación 5D regresiva y el cabal terrestre que en definitiva es lo mismo.

Los Karistus siguieron con la lista de todos y cada uno de los actos criminales cometidos por dichos mandos y cómplices de la Federación regresiva. En pocos minutos terrestres, el numerosísimo personal de la nave se enteró de lo que estaba sucediendo y la sorpresa en la Viera fue monumental al conocerse detalladamente los planes que tenían estos oficiales y, sobre todo, al saber que era una gran farsa todo aquello que se decía insistentemente de que la gente de la Tierra quería vivir la experiencia que se estaba viviendo y que todo lo que ocurría en la Tierra era exclusivamente asunto de los lirianos terrestres. Ellos eran los responsables de la creación del mal en la Tierra y ellos, por tanto, eran los responsables de erradicarlo.

Ahora sabían que muchos de los que estaban siendo arrestados eran los verdaderos responsables de la creación del mal en el planeta y que además era un crimen que llevaba eones sucediendo. ¿Por qué la gente no se dio cuenta de eso antes? ¿Cómo han estado tan ciegos que no han visto lo que esas personas llevaban haciendo durante milenios? Y lo que es peor, ¿cómo personas tan evolucionadas espiritualmente habían caído en esa trampa? ¿Qué es lo que les habían prometido que fuera mejor que un camino espiritual recto lleno de amor, ética, bondad e integración? Era obvio, que la 5D, como los humanos la llamaban, no era un estado mental y de conciencia tan avanzado como se creía. Karistus insistió una última vez.

—Abandonen sus puestos ahora mismo y prepárense para ser arrestados —ordenó el oficial al mando del séquito de intervención—. Si se resisten haremos uso de la fuerza y no tendremos compasión.

—¿Adónde nos llevan? —preguntó el comandante de la Viera fingiendo no entender nada de lo que estaba ocurriendo.

—Se les trasladará a un centro de interrogatorio en el planeta Temmer en Taygeta bajo la supervisión del consejo de Alcyone —respondió con tono firme el oficial de Karistus.

—¡Esto es una locura! —exclamó el oficial de la Viera— Nada de esto tiene sentido.

—Tampoco lo que ocurre en la Tierra y nadie está haciendo nada para detenerlo. Desde estos momentos Karistus se hace con el control de la nave hasta nuevo aviso.

Todos fueron arrestados, no sin cierta resistencia. Generales, oficiales y mandos de la Viera y también subalternos, muchos de ellos trabajando inconscientemente para gente regresiva, compuestos mayormente por personal de las razas andromedana, antariana, arcturiana y alfrateana. Los introdujeron en las lanzaderas y procedieron a llevarlos hasta el navío estelar Karistus situado a poca distancia de la Viera. Su destino: planeta Temmer, interrogatorios y juicios cósmicos.

§

Publicado por IngenieríaEstelar

Soy Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones y después de una vida empleándola en asuntos materialistas he decidido orientarla hacia asuntos más espirituales.

Un comentario en “Capítulo 17 – La caída de la Federación 5D.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: