Capítulo 14 – Investigación criminal.

Investigación criminal

“El rango de atención, de donde a donde
comprendes, es lo que ves con la lente limitada
de tu cuerpo material que trabaja como un
filtro de la realidad manteniéndote dentro
de un margen establecido o aceptado, no solo
por la limitación sensorial de los 5 sentidos
aceptados por la ciencia humana, sino también
por la capacidad de procesamiento mental, por
volumen de información y, más importante, por
lo que el cerebro pueda decodificar usando solo los
esquemas y procesos de lógica mentales que
le han programado socialmente desde pequeños.”
Anéeka de Temmer.

Instalaciones de puerto espacial de la ciudad de Toleka en Temmer.
Principio de verano de 2022. Tiempo lineal terrestre.

A las órdenes de Anéeka y sin previo aviso, la Toleka se puso en marcha con sus potentes motores de plasma electromagnético hacia un lugar no concurrido de las órbitas más altas de la Tierra y mucho más allá de la Luna. Al alcanzar la distancia de seguridad adecuada con una velocidad de 50.000 Km/h, Moma comenzó las maniobras para capturar las coordenadas energéticas del origen, programar la frecuencia de destino y activar la inmersión energética total toroidal de la nave y conseguir el salto hasta Alcyone.

Debido a las dimensiones y gran calado de la Toleka había que establecer una progresión paso a paso para el desplazamiento dentro del Éter y evitar o minimizar la necedad molecular, que es una característica intrínseca de las moléculas que hace que tomen un tiempo en adquirir una frecuencia vibratoria impuesta, la del destino, diferente a la que en ese instante tienen que es la del origen. La necedad molecular era más pequeña cuanto mayor era la energía que se aplicaba a las moléculas para favorecer el cambio de frecuencia vibratoria. Entonces, era obvio pensar que un navío tan enorme como la Toleka adolecía de una necedad molecular notoria ya que sus motores no desarrollaban, por diseño, la potencia suficiente como para hacer la conversión instantáneamente. En realidad, no era necesario.

El viaje supra luminar en sí, era instantáneo y no confería ningún desplazamiento, pero la razón para esta progresión salto a salto era que veinte millones de toneladas de metal de la Toleka eran difíciles de convertir con una simple inmersión dentro de un toroide energético que le cambiaba su frecuencia a cada una de las moléculas de la nave y de su contenido por acción de sus motores de plasma electromagnético controlados por el ordenador de navegación. El que todas las moléculas de la nave vibrasen a una determinada frecuencia llevaba un tiempo y una cantidad de energía enorme porque no todas las moléculas se ponían a vibrar al unísono. Primero lo harían las moléculas de los materiales del casco y después las de los materiales del interior de la nave. Cuanto más grande era una nave mayor tiempo llevaría cambiar la frecuencia de las moléculas y la Toleka era una nave muy grande. Así pues, Moma, en vez de programar la frecuencia de destino directamente, lo que hacía era programar las frecuencias poco a poco con lo que la energía aplicada al toroide energético sería mejor aprovechada y evitaría problemas de cualquier índole. Por esa razón la nave daría saltos y haría que el viaje, al final, fuera percibido como un viaje con una determinada duración.

Siete horas de tiempo SIT (Sit Internal Time) después de haber salido de la Tierra, la Toleka estaba en el sistema solar de Taygeta muy cerca de Temmer, pero lo suficientemente lejos como para evitar el denso tráfico espacial circundante en la zona. Temmer sería el lugar de encuentro final con la delegación del consejo de Alcyone que acudió a la cita sin demora. Estaban ansiosos por seguir con la investigación criminal e interrogar al clon impostor de la reina Alenym y sacarle toda la información en relación con todos los extraños acontecimientos de los últimos tiempos. Sabían que algo grande estaba ocurriendo con la Federación y no era bueno, ni para los habitantes de la Tierra ni para ninguna raza extraterrestre de buenas intenciones.

La Toleka puso en marcha sus motores de propulsión de plasma electromagnético para su aproximación al planeta natal de Anéeka. La oficial de inteligencia del crucero galáctico se sentía ansiosa. Por un lado, volvía a su casa después de muchos meses fuera de ella y bajo los efectos perniciosos de la 3D que proporcionaba la Tierra. Era hora de tomar de unas vacaciones, aunque lamentaba mucho la desconexión sin previo aviso con sus amigos terrestres. La situación a si lo requería. Por otro lado, su ansiedad se veía aumentada por ser, de alguna manera, la responsable de la brecha de seguridad producida no solo en su propia nave, sino que probablemente en Moma también. Tenía que haber reforzado los sistemas de seguridad para evitar infiltraciones y suplantaciones de identidad y que no ocurriera lo que había ocurrido con Alenym, pero era impensable que la propia Federación, la magnánima y colosal Federación, que velaba por los intereses de todas las razas que la componían, pudiera estar involucrada en un delito tan grave.      

Una vez en el puerto espacial de Temmer, el clon fue llevado a un edificio que contenía un habitáculo acondicionado para albergar una entidad como la falsa Alenym y pudiera ser interrogada con todas las garantías. No solo se trataba de garantizar un trato justo para el clon, que en definitiva también era un fragmento holográfico de la Fuente, sino también garantizar que no hubiera interferencias de ningún tipo que pudiera condicionar las respuestas del clon.

Resultaba muy rara para el personal de las instalaciones toda esta situación viendo como soldados de élite Hashmallim y Shinonim custodiaban a lo que a todas luces era o parecía ser la reina Alenym. ¿Qué habría pasado? Se preguntaban muchos ¿Y por qué este revuelo en el puerto espacial?

Los miembros del consejo de Alcyone, del consejo planetario de Temer y del consejo superior de Taygeta ya los estaban esperando. Anéeka también estaría presente en el interrogatorio porque también tenía preguntas que hacer a la falsa reina. A pesar de la inicial consideración de trato justo sobre el clon, todos habían decidido aplicar los métodos más rigurosos y expeditivos que pudieran para que la falsa Alenym hablara. Sí, era un fragmento holográfico de la Fuente, pero lo que gobernaba ese biotraje no parecía tener buenas intenciones.

Cuando todo estaba dispuesto comenzó el interrogatorio.

—¿Quién eres? —comenzó preguntando un miembro de los consejos allí presentes.

—Soy la reina Alenym de Temmer —respondió el clon secamente.

—Eso no es lo que dice nuestro sistema de identificación ádmica.

—Sus sistemas se equivocan —apuntó la falsa Alenym pareciendo muy segura.

—Nuestro sistema te identifica como clon de la reina Alenym. ¿Quién te fabricó? ¿Fueron miembros de la Federación 5D en control del sistema Sol 13?

—Soy la reina Alenym de Temmer. La original. Esto es inaudito —gruñó la falsa reina.

Los miembros encargados del interrogatorio se miraban unos a otros dando a entender que no sacarían mucho del clon. Muy a su pesar, tendrían que empezar a aplicar métodos más enérgicos para hacerlo hablar. Comenzaron a aplicar una señal electromagnética con una determinada frecuencia muy cercana a las ondas cerebrales gamma que iba aplicada directamente a la cabeza de la falsa Alenym para provocarle un dolor intenso en el cerebro. No parecía realmente un método muy espiritual para hacer hablar al alguien, pero una cosa era ser espiritual y otra ser estúpido. El rostro del clon empezó a desfigurarse y mostrar síntomas de un dolor intenso en su cabeza. El interrogatorio prosiguió:  

—¿Dónde está la verdadera Alenym? ¿Quién está detrás de todo esto? ¿Por qué introdujeron un clon en la Toleka y suplantaron a la verdadera Alenym? —volvían a preguntar ininterrumpidamente los encargados de realizar el interrogatorio.

—No responderé a vuestras preguntas, malditos regresivos —respondió Alenym con un tono chulesco y con evidentes signos de dolor.

El consejero encargado hizo un gesto de elevar la potencia del transmisor cerebral electromagnético, es decir, la potencia del arma psicotrónica utilizada contra Alenym.

—Está bien, está bien. Paren eso —exigió Alenym moviendo bruscamente la cabeza de izquierda a derecha. Era un clon y la reina era falsa, pero los dolores eran intensos y verdaderos.

—¿Dónde está la verdadera Alenym? —repitieron la pregunta.

—No lo sé. Esa información era irrelevante para mí. Nunca me proporcionaron datos al respecto. ¡Paren eso!

—Para nosotros no es irrelevante. ¿Dónde está la verdadera Alenym?

—No lo sé.

—¿Cuándo y dónde se hizo el cambio de la reina verdadera por el clon? —siguió el interrogatorio.

—Durante una reunión en la nave Viera poco después de que la reina llegara a Sol 13 desde Taygeta —contestó casi inmediatamente el clon con la presión de las ondas electromagnéticas sobre sus sienes. 

—¿Quién está detrás de todo esto? —insistieron una vez más elevando la potencia de las señales cerebrales.

—Está bien, está bien —gruñó Alenym como un lobo herido—. Ciertos miembros mandos oficiales y generales de la Federación 5D de la Viera. Paren eso —volvió a gritar la falsa Alenym.

—¿Es una acción solitaria de estos miembros o están asociados con alguien más?

El clon se mantuvo en silencio.

—Aumenten la potencia un nivel más ¿Quién está detrás de estos miembros? ¡Vamos responde!

—¡Aggg!… está bien, está bien. —gritó Alenym llena de dolor.

Aun cuando se trataba de un clon muy bien fabricado no estaba exento de padecer dolor como cualquier contendor biológico en base liriana. El clon prosiguió:

—Hay razas regresivas con otros intereses diferentes para con la Tierra —dijo Alenym a punto de derrumbarse por el insoportable método de tortura aplicado sobre ella—. Han comprado las voluntades de algunos mandos oficiales de la Viera y les han ofrecido cuantiosas e irresistibles dádivas por su colaboración.

—¿Qué razas regresivas? ¿reptiles? —quisieron saber los miembros que conducían el interrogatorio.

—Reptiles, Malakak, Orange y Maitre principalmente —respondió Alenym rápidamente encorvándose de dolor.

—¿Que quieren estas razas a cambio de la colaboración de la Federación?

—Quieren la Tierra y tener ganado humano para su explotación. —explicó el clon sin más emoción que el dolor que sentía.

Para Anéeka era obvio que este era el objetivo final de todas esas razas; conseguir el planeta Tierra y esclavizar a la humanidad o lo que quedara de ella. Llevaban mucho tiempo con la terraformación del planeta a base de instalar centrales nucleares, incendiar bosques, fumigar con los chemtrails, provocar accidentes como Chernóbil o Fukushima cuyas instalaciones se situaban encima de líneas ley importantes del planeta. En suma, bajar la frecuencia de la Tierra para hacerlo habitable para todas estas entidades y tener un lugar donde controlar su ganado humano y proporcionarle alimento constante.  

—¿Por qué introdujeron un clon en la Toleka y suplantaron a la verdadera Alenym? —Anéeka intervino por primera vez.

—Porque —titubeó— era la manera de intervenir en los asuntos militares de Taygeta, despejar el camino a la Federación para posicionarse militarmente y acceder al sistema solar de Taygeta, poder invadirlo militarmente y someter a la gente de los cuatro planetas de la estrella.

Por lo que acababa de decir el clon, la Tierra no era su único objetivo. El sistema solar de Taygeta también era objetivo de la Federación o, mejor dicho, de los socios de ésta. Nunca habían podido con ello. El prístino inconsciente colectivo y el nivel de consciencia y espiritualidad de los habitantes de esta estrella de las Pléyades había sido una barrera muy fuerte para cualquier enemigo con una frecuencia vital inferior. Así que habían pensado que la opción militar podría ser una muy buena opción. De ahí la idea de desarmar a la raza más militarmente dotada y avanzada de todo este cuadrante de la galaxia, si se excluía a la raza Urmah.

—A parte de eso —siguió explicando Alenym—, había que disminuir o erradicar la implicación de las swaruunianas en los asuntos de la Tierra y además controlar y manipular la información dada a los terrestres. Los humanos no deben saber lo que está ocurriendo para poder mantener la experiencia requerida por ellos en la entrevida.

—¿Mantener la experiencia requerida por los humanos en la entrevida? —preguntó Anéeka muy exaltada—. Ellos nunca quisieron lo que está pasando ahora ni en el plano terrestre ni en ningún otro plano existencial. Habéis estado manipulando a la humanidad desde hace milenios —Anéeka hablaba directamente a la cara del clon, pero se dirigía muy particularmente a la Federación que conocía muy bien y sabía lo que había estado haciendo desde hace eones—.  Solo habéis explotado al ser humano para dar de comer a vuestros socios malignos y quién sabe que otras entidades regresivas más.

—¿Cómo Moma no detectó nada en relación con tu falsa identidad?

—Se le borró de sus bancos de memoria la verdadera dinámica energética de la reina Alenym y se le insertó la mía antes de que yo subiera a la Toleka.

—¿Cómo se hizo eso? —inquirió Anéeka sintiéndose responsable de la brecha de seguridad.

—En colaboración de un carguero de provisiones enviado por la Federación en una visita rutinaria —respondió el clon—. Sus IA’s se intercambiaron información y actualizaron convenientemente.

—Tendremos que hacer algo al respecto y rápidamente —dijo Anéeka circunspecta.   

En ese momento el interrogatorio se dio por finalizado. El clon de Alenym fue llevado a una celda con sistemas de protección ultra avanzados para que el clon no pudiera ponerse en contacto con nadie y nada ni nadie pudiera ponerse en contacto con él. La Federación 5D no debía saber que la falsa reina Alenym había sido descubierta, arrestada y confinada en Temmer. Se quedaría allí hasta que toda esta situación se resolviera, lo que suponía que muy probablemente el clon no saldría de allí vivo. Si se supiera que el clon estaba bajo la custodia y vigilancia del consejo de Alcyone, los miembros de la Federación 5D involucrados podrían darse a la fuga y destruir todas las pruebas que pudieran incriminarlos.

Con las respuestas de la falsa Alenym, tenían más que suficiente para establecer acciones prioritarias y urgentes. La primera de todas era formar un escuadrón de naves de ataque que buscaran intensamente a la verdadera reina Alenym. Se actualizarían los interferómetros de todas las naves situado en el morro de cada una de ellas aumentando su sensibilidad y alcance. Comenzarían a buscar por el sistema solar de Taygeta y luego se irían expandiendo sobre todas la Pléyades. Todos esperaban que no hubiera sido llevada más lejos. La segunda acción urgente, al tratarse de un problema de la Federación 5D encargada de los asuntos de la Tierra, sería poner todo este asunto en conocimiento de la Alta Federación que a todas luces no estaba informada de lo que ocurría realmente en la Tierra o había sido engañada completamente al respecto. Había que instituir una delegación de alta conciencia junto con Karistus, otras razas colaboradoras de alta consciencia y también con Yazhi para establecer contacto con la Alta Federación. La tercera era investigar hasta dónde se había manipulado la divulgación a la Tierra y hasta qué punto Ramón y Gala estaban involucrados.

En relación con esto, había que ver también hasta qué punto Elena y Carmen habían sido cabezas de turco y por qué motivo. Todo apuntaba a que las chicas habían descubierto algo oscuro y por eso fueron brutalmente atacadas. La cuarta y última, revisar la IA de la Toleka y ver hasta dónde pudiera estar afectada por las manipulaciones de la Federación 5D regresiva, lo que suponía que la Toleka y sus ocupantes debían permanecer el Temmer hasta nuevo aviso excepto Yazhi, que debería unirse a la comitiva de encuentro con la Alta Federación. Athena y Minerva la podrían acompañar o simplemente podrían dedicarse a investigar más sobre lo sucedido en otras líneas de tiempo y observar que se les escapó a todos para que no pudieran detectar este complot de la Federación. Tan pronto como todo estuviera finalizado, la Toleka se pondría a disposición de la Alta Federación o del consejo que se creara oportunamente para tratar los asuntos de la Tierra, pero siempre manteniéndose distante del contacto con la Tierra hasta nuevo aviso.

Anéeka se sentía pesarosa por no haber podido hablar con Ramón y Gala y no haberse despedido de ellos, pero el asunto se había precipitado a una velocidad vertiginosa. También se sentía mal porque todo o la mayor parte de lo sucedido podía haberlo evitado. No quiso hacer caso a su intuición que la decía a gritos que algo no iba bien.

§

Publicado por IngenieríaEstelar

Soy Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones y después de una vida empleándola en asuntos materialistas he decidido orientarla hacia asuntos más espirituales.

Un comentario en “Capítulo 14 – Investigación criminal.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: