Capítulo 9 – La divulgación comienza a hacer aguas.

La divulgación comienza a hacer aguas

“Eres mente ahí, solo tienes un cuerpo
cuando te lo imaginas. Solo porque eso
deseas imaginar. Si no quieres, solo
eres mente, consciencia pura. Eres tu
imaginación y lo que creas. No eres algo que
crea lo demás, simplemente eres lo que creas
y vives lo que eres porque vives lo que creas.”

Sophia Yazhi Swaruu.
Camarote de Yazhi en la nave Toleka.

Servidores de la Viera para la conexión al Internet terrestre.
Algún momento de julio de 2020, marco temporal terrestre.

Tras la marcha de Swaruu de Erra de la Toleka, la divulgación prosiguió con Yazhi. Para Alenym fue un problema. La niña no era tan sencilla de controlar como lo había sido Swaruu, aprovechándose de su debilidad y manejando a su antojo a Suriko. La divulgación ya no era tan fácilmente manipulable por Alenym porque Yazhi jugaba con su superioridad mental y metafísica, así que tuvo que buscar otras artimañas para recuperar el control. Y las encontró. Para Yazhi fue un alivio, en cierto modo, que Alenym hubiera dejado de meter las narices en lo que divulgaba, así que la información salía del teclado de Yazhi limpia, nítida y completa. Pero su información no iba a la Tierra directamente, sino que pasaba por los servidores de la Viera para la conexión al Internet terrestre. Y esos servidores estaban manejados por la Federación. Así que en un principio ni Yazhi ni los contactos terrestres se dieron cuenta de que la divulgación estaba intervenida por parte de la Federación. Para ellos la mar estaba en calma, pero en realidad la mar estaba revuelta y la órbita terrestre también.

La divulgación hacia la Tierra había sido bastante fiable hasta el momento en el que desapareció Swaruu de Erra, pero ahora empezaba a hacer aguas, a no ser consistente. A esa inconsistencia se le sumaba el malestar de los seguidores de la divulgación por la forma de actuar de la Federación, pero nadie se percató de que ambos asuntos estaban interconectados o, mejor dicho, eran piezas del mismo rompecabezas. Muy poca gente notó la sutileza del asunto, salvo las taygeteanas y swaruunianas tiempo después. Algo grave pasaba que a las taygeteanas y swaruunianas les hizo sospechar grandemente. De repente Elena y Carmen, dos de las contactadas terrestres que gestionaban un canal de una red social en la Tierra para la divulgación extraterrestre, deciden retirarse de la divulgación y por tanto del contacto.

La razón esgrimida por las dos muchachas era que la información dada por las taygeteanas y swaruunianas les había dejado de resonar. Esto es lo que ellas habían dicho a sus seguidores en su canal, pero nadie entendía los motivos, aunque su intento de aportar pruebas para desmontar todo el contacto y la divulgación había sido audaz pero infructuoso, al menos para Anéeka de Temmer que se sentía sorprendida y dolida por la actitud de las chicas y en especial por la de Elena. Después de tanto tiempo hablando con ellas y construyendo una fuerte amistad, se desvanecían como si no hubieran existido. ¿Qué estaba pasando? Tenía que investigar la razón por la que habían hecho eso en un momento en el que la relación con las terrestres parecía fluida y sana.

Y la cosa no solo se quedada ahí. Elena y Carmen comenzaron una guerra contra Ramón y Gala, los otros dos contactados, que los acusaban de falsear el contacto y la información. Ambos se increparon y Elena y Carmen tacharon de impostores a Ramón y Gala. Toda la divulgación había sido falsa desde el principio según ellas y las taygeteanas y swaruunianas eran falsas también. Se arrojaron acusaciones mutuas y se despellejaron en las redes sociales con supuestas pruebas de chat entre unos y otros. Ramón y Gala acusaron a Elena de actuar por despecho al no hacerse realidad su deseo de ser extraída de la Tierra. Elena y Carmen denunciaron frente a la policía a Ramón y Gala porque la divulgación era falsa, algo totalmente inaudito porque eso no es delito. ¿o realmente los denunciaron por otro motivo no explicado?

El equipo taygeteano y las swaruunianas comenzaron a sospechar sobre los motivos reales de esta guerra insensata y estúpida. Para confirmar dichos motivos, lo primero que tuvieron que hacer es analizar los videos y la información que se ha subido a las redes tanto por Ramón y Gala como por Elena y Carmen. Mientras eso ocurría, los seguidores de la divulgación no daban crédito a lo que está sucediendo. Muchos se posicionaron en uno u otro bando. La mayoría en el bando de Ramón y Gala. De repente salió a la luz una truculenta e inverosímil historia de los amores extraterrestres de Elena con un tripulante de la nave taygeteana Toleka llamado Alahi. Alahi termina muriendo por descubrir algo muy oscuro de Elena o eso es lo que se hace saber a los seguidores de la divulgación que no salen de su asombro. Esto disparó las especulaciones sobre lo que el supuesto Alahi descubrió: Elena y Carmen pertenecían al cabal y estaban manipulando la divulgación para dirigir la percepción de los seguidores de la divulgación. Tan impactante fue lo que descubrió Alahi que este muere de amor y pena. Algo totalmente increíble que se quiso vender a los seguidores de la divulgación como una verdad irrefutable. Se narró una historia de amor que no se sostenía, pero la gente la creyó sin rechistar: “un extraterrestre muere porque su novia terrestre no es lo que era.” Saltan las alarmas y se despliega una serie de hechos que dejan atónitos a las taygeteanas y swaruunianas y a los propios seguidores: Aparece una agente infiltrada llamada Scarlette cuya conciencia ocupa el cuerpo de Elena, Elena no es quien era, Carmen es un clon, la reina Alenym ha sido infiltrada y su identidad usurpada, trabaja para el cabal. La IA de la Toleka ha sido infectada por la IA regresiva Reina Roja. Han de cortar el contacto porque la IA regresiva se ha infiltrado por la conexión de Internet que se mantenía para la divulgación. Y para colmo, se debe destruir la Toleka por su infestación de la IA regresiva que la hace irrecuperable y posteriormente aparece la Toleka 2. Si la IA de la Toleka había sido supuestamente infectada por la conexión de Internet, ¿Por qué no se infectó también la IA de la nave Viera donde se encontraban los servidores y nodos de conexión al Internet de la Tierra? Todo parecía montado para distraer a los seguidores, a las taygeteanas, al resto de razas benevolentes e incluso al propio cabal terrestre. Información y desinformación. Verdades y mentiras todo al mismo precio.

En una reunión en la Toleka se analiza todo esto y de manera telepática se discute el asunto. En la reunión estaban presentes Alenym, Anéeka, las tres swaruunianas, Nai’Shara, Dhor Káal’el y Ragel.

—¿De dónde viene esa información? —pregunta Anéeka alucinada haciendo alusión a la retahíla de los hechos divulgados hacia la Tierra— Nosotras nunca hemos dicho tal cosa.

—Si eso ha llegado a la Tierra y nosotros no hemos sido, entonces alguien ha intervenido el canal de comunicaciones con nuestros amigos terrestres y ha transmitido todo eso —explica Yazhi.

—¿Qué pretenden con esta historia que no es más que un montón de estiércol? —vuelve a preguntar Anéeka, pero esta vez con el ceño fruncido y mueca de enfado.

—Es la forma de actuar del cabal terrestre —dice Athena—. Su huella es inconfundible. Algo quieren esconder entre tantas mentiras.

—Si es el cabal quien ha intervenido el canal de comunicaciones ha tenido que ser en la plataforma terrestre directamente y, si no ha sido ahí, entonces el cabal cuenta con algún cómplice aquí arriba o las dos cosas —Anéeka se mostraba preocupada—. Tenemos que analizarlo todo.  Seguramente hay algo de verdad en todo eso que se ha divulgado en la Tierra, pero lo que podemos descartar totalmente es el asunto de Alahi y el hecho de que tengamos que destruir la Toleka porque Moma haya sido infectada por una IA regresiva. Si así hubiera sido, no habría hecho falta llegar a tal extremo. Moma y la propia nave tienen sus propios sistemas de seguridad que evitan todo eso.   

Lo que Anéeka no mencionó es algo que se había dicho y que podía ser verdad y que ella ya sospechaba desde hace tiempo: la reina Alenym no era la verdadera reina Alenym. Lo había dicho Athena: el cabal esconde verdades en un montón de estiércol lleno de mentiras. Anéeka no podía hablar públicamente del asunto de la reina Alenym porque ella estaba presente en todo momento. Así que el hecho de que la reina había sido suplantada lo dio por una mentira más de los regresivos, pero no podía olvidarse del asunto.

Varios días terrestres después de analizar sin descanso todos los datos, el equipo de Anéeka ya tenía una imagen más o menos precisa de lo que había sucedido. Efectivamente todo había sido una estratagema del cabal.

—Ya tenemos los primeros resultados de nuestra investigación —dijo Anéeka.

—¿Cuáles son vuestras conclusiones? —preguntó Alenym.

—Inicialmente todo apunta a que era un montaje para desacreditar a Elena y Carmen porque descubrieron algo inquietante alrededor de la divulgación y creyeron firmemente que Ramón y Gala estaban involucrados —respondió la oficial de inteligencia de la Toleka intentando que el nombre de Alenym no saliera a escena en ningún momento y que el asunto fuera un asunto exclusivamente terrestre.

—¿Ramón y Gala involucrados? —preguntó Alenym fingiendo en su rostro cierta sorpresa— ¿Por qué motivo?

—Porque ellos tendrían que haber descubierto lo mismo que Elena y Carmen. Aparentemente era algo muy obvio. Si Ramón y Gala no dijeron nada al respecto era señal de su involucración en toda esta trama contra el contacto y la divulgación.

—O también puede ser que Ramón y Gala no estén a la altura intelectual de Elena y Carmen y hayan pasado inadvertido lo que para Elena y Carmen era obvio.

—Estoy de acuerdo en que Elena y Carmen son más perspicaces y avispadas y con mucha más información que Ramón y Gala respecto al cabal terrestre. Habían estudiado muy pormenorizadamente a los Illuminati y sabían que detrás de esta trama de la divulgación no estábamos nosotras, estaba el cabal.

—Entonces, ¿a qué vino la denuncia a la policía? —preguntó Dhor Káal’el

—La denuncia a la policía no era por la divulgación en sí —respondió Anéeka—, sino por supuestas amenazas y coacciones de Ramón y Gala al ponerlos al descubierto, lo que definitivamente y desde mi perspectiva, los hace cómplices.

Hasta ese momento nadie había hecho la pregunta oportuna y necesaria y que llevaría a entender el porqué de todo este asunto. No se había hecho porque telepáticamente esa información estaba en la mente de todos. Lo que Elena y Carmen descubrieron es que la divulgación estaba siendo infiltrada, intervenida y manipulada. Para ellas fue obvio, aunque no sabían con certeza dónde empezaba esa infiltración y manipulación. Lo que sí sabían era que las garras del cabal estaban detrás de todo. También fue frustrante el no poder encontrar una vía de comunicación no intervenida para contactar directamente con las verdaderas taygeteanas y swaruunianas y denunciar lo que estaba ocurriendo, así que la manera más oportuna de hacerlo era montando un escándalo en las redes que no pasara desapercibido ni para los terrestres ni para los que estaban en órbita. Sobre todo, para estos últimos.

Esta manipulación no siempre fue así. Empezó en algún momento después de la partida de Swaruu de Erra. Lo que descubrieron Anéeka y su equipo fue que la información que salía de la Toleka o al menos una parte de ella no era igual a lo que se contaba en los videos subidos a la plataforma terrestre tanto para Ramón y Gala como para Elena y Carmen, por lo tanto, era fácil deducir que Ramón y Gala ignoraban por completo lo que estaba sucediendo con la divulgación o algo estaban tapando. Y si tapaban algo era porque contaban con su aquiescencia y estaban de alguna manera involucrados en el asunto o simplemente consideraron no decir nada para no perder subscriptores en sus canales y por tanto la monetización de estos y su modus vivendi, lo cual podría ser aceptable desde un punto de vista, pero desde otro representar una flagrante traición a la divulgación y a sus seguidores. Incluso el equipo taygeteano llegó a especular sobre el hecho de que Ramón y Gala estuvieran manipulando también la información. Nunca llegaron a preguntarles esa cuestión porque la decisión de parar el contacto hasta que se aclarara todo, había sido ya tomada.

—Una conclusión que podemos sacar de todo esto —siguió diciendo Anéeka— es que el modelo convencional de comunicación terrestre a través del teclado ya no es fiable. Quizás no lo fue nunca. Por lo tanto, hemos de cortar el contacto de manera inmediata.

—¿Podríamos intentar la telepatía o la canalización? —preguntó Yazhi— Al menos para que supieran que no vamos a seguir de momento. Estos métodos son imposibles de interferir cuando el enlace de la comunicación ya se ha establecido, evitando intromisión de otras entidades con herramientas específicas.

—Aún menos fiable y sobre todo con los terrestres que la gran mayoría no distinguirían sus pensamientos de lo que estuvieran recibiendo. Si no tienen experiencia o habilidad en el uso de la telepatía, sería muy sencillo para los regresivos hacerse pasar por nosotras. Por eso insistíamos tanto en la comunicación vía chat. Esto ahora se nos vuelve en contra, lo sé. Además, está el hecho de que no tenemos ninguna obligación de comunicar nada.

—También tenemos que ahora no podemos fiarnos de Ramón y Gala ni tampoco de Elena y Carmen.

—Me queda una última duda —dijo Anéeka haciéndose la despistada— ¿es solo el cabal terrestre el que está metido en la manipulación, censura, alteración y eliminación de ciertas partes de la divulgación o hay alguien más detrás de esta injerencia?

—¿Por qué preguntas eso? —dijo Alenym.

—La divulgación sale impoluta, limpia de polvo y paja y completa de nuestros teclados aquí en la Toleka, pero no va directo a la Tierra —explicaba Anéeka—. La información viaja hasta los servidores conectados a la internet terrestre que están instalados en la nave biosfera Viera y de allí a la Tierra. La manipulación podría ser realizada en la Viera con lo que la Federación sería, en última instancia, la verdadera responsable de todo este embrollo. Y dado que no tenemos muy buen “feeling” con la Federación y a regañadientes nos permite divulgar, no sería descabellado pensar que fuera la propia Federación la culpable de la injerencia en la divulgación.

—Y si hacemos caso de lo que Elena y Carmen decían —intervino Yazhi—, podríamos decir que el cabal y Federación están metidos en el mismo embrollo. Descartemos de momento a Ramón y Gala que pudieron haber manipulado también la divulgación siguiendo órdenes.

§

Publicado por IngenieríaEstelar

Soy Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones y después de una vida empleándola en asuntos materialistas he decidido orientarla hacia asuntos más espirituales.

3 comentarios sobre “Capítulo 9 – La divulgación comienza a hacer aguas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: