Capítulo 8 – Las sospechas se levantan.

Las sospechas se levantan

“El principio de NO LOCALIDAD
conlleva una serie de profundas
implicaciones filosóficas que amplían
nuestros conceptos y comprensión
de la existencia y de la conciencia en su
conjunto, expandiendo la espiritualidad.”

Yazhi Sophia Swaruu.

Superficie terrestre. Ámbito de las redes sociales.
Finales del 2020. Marco temporal terrestre.

Aunque lo que sucedía por encima de la atmósfera de la Tierra era complejo y perturbador, la superficie del planeta no estaba lo suficientemente lejos como para no percibir su influencia, llegando señales e indicaciones de que algo raro sucedía en la órbita terrestre y más allá. Los humanos, al contrario de lo que pensaba la reina Alenym, no eran tan estúpidos e insensibles y, en muchos casos, sus intuiciones, visiones y elevados estados de consciencias les hacían percibir cosas que no encajaban con lo que se divulgaba y que no terminaba de resonar en su interior.

Eran ya muchas las quejas de los seguidores de la divulgación taygeteana de los canales de Ramón y Gala y también de Elena y Carmen, dos nuevas y avispadas e inteligentes “influencers” localizadas en el norte de España que también eran contactadas por las taygeteanas y swaruunianas. Las quejas se generaban debido al comportamiento y proceder de la inestimable, inexpugnable, inabarcable, inconmensurable, gigantesca, todopoderosa y altamente espiritual Federación de Planeta Unidos (FoUP siglas en inglés).

Los seguidores de la divulgación tuvieron que tragarse innumerables veces la manida frase de Swaruu y Yazhi, que, cual tediosa letanía, siempre retumbaba en sus oídos, pero que seguían sin terminar de creerse: “La Federación no es mala ni buena, simplemente es.” De hecho, los propios seguidores se decidieron a realizar mensajes de protesta en formato video para que la Federación observara de primera mano el descontento que había en la Tierra con su actitud, cuando menos, pasiva e indiferente.

Cuando todos empezaron a ver claramente lo que se había instaurado en la Tierra con la falsa pandemia, pudieron atar cabos y hacer palpable lo que siempre habían sido teorías de la conspiración. Ya no eran teorías. La maldad había sido desenmascarada y ahora campaba desatada y sin frenos sobre la faz de la Tierra. Sin embargo, la Federación, a través de las voces de Swaruu y Yazhi, seguía diciendo que la culpa de todo era de los “zapatitos rotos” y que eran los “zapatitos rotos” los que tenían que resolver el asunto sin que la Federación y ninguna de sus razas pudieran hacer nada por ayudar a los terrícolas por mor de no saltarse la primera directiva y no romper la experiencia de alma acordada antes de entrar en la Tierra.

Fue entonces cuando los seguidores de la divulgación notaron que de la magnánima Federación se desprendía un tufo insoportable, nauseabundo. ¿De verdad que los zapatitos rotos habían manifestado la nanotecnología extraterrestre que estaba presente en las inoculaciones? ¿Fueron los zapatitos rotos los que hicieron estallar las dos guerras mundiales o los genocidios perpetrados en todo el mundo desde tiempos inmemoriales?

La indignación y la furia de muchos de los seguidores no se hizo esperar. Era incomestible e inconcebible la idea de que los zapatitos rotos, los pobres y desvalidos seres humanos, tuvieran la culpa de haber creado con sus miedos ancestrales y su manipulado inconsciente colectivo, las tulpas y egrégores que materializaban al cabal terrestre: los Jesuitas, los Illuminati, los Bill Gates, los Soros, los Rothchilds, los Rockefellers, los sionistas, los reptiles, los Maitré, los Vlash, los Orange y demás entidades y corporaciones arcontes como la ONU, OTAN, OMS, FEM, FMI, etc., etc., etc.

Los lirianos terrestres no habían creado nada de eso, por mucho que en su ADN estuviera escrito el sufrimiento y terror causado por las guerras de Orión, la destrucción de Tiamat y la posterior devastación de la Tierra tras el “Diluvio universal”. La gran mayoría de los humanos ni siquiera conocía la existencia de todos esas organizaciones, entes o entidades regresivas y solo una minoría sabía de ellos tan solo desde hacía unos pocos años atrás hasta ahora. ¿O acaso el poder de manifestación del liriano terrestre era mucho más grande de lo que se les había hecho creer? ¿Sería ese motivo por el que el cabal quería acabar con el ser humano? ¿Era el ser humano mucho más poderoso de lo que ellos mismos creían?

Y, aun así, y desde un punto de vista espiritual mucho más expandido, nadie negaba que dichos entes se estuvieran alimentando del miedo generado por la población humana y difundido inmisericordemente por los medios de comunicación masivos y otras artimañas, pero que, de ningún modo, la población terrícola era la responsable de su creación. Habrían creado otras cosas, pero no esos monstruos. Los lirianos terrestres conscientes se negaban a creer eso y, aun así, era machacona e insistente la idea de que ellos eran los creadores de todo eso y los culpables de sus propias desgracias y justamente Ramón y Gala defendían a capa y espada las enseñanzas de Swaruu y Yazhi al respecto, a pesar de que ellas mismas siempre insistían en que no las siguiéramos a ellas y que los humanos fueran capaces de discernir la información que les llegaba y elegir siempre la que más les resonase y llegado el caso, sustituyese a la antigua.

Y curiosamente para aquellos lirianos terrestres que utilizaban el raciocinio y se hacían preguntas, siempre había una respuesta oportuna por parte de la Federación que se canalizaba a través de las taygeteanas o swaruunianas. Si la matrix 3D era tan pastosa y no permitía aplicar de manera sencilla la ley de la manifestación, ¿Cómo era posible que se hubiera manifestado y creado tan fácilmente las tulpas y egrégores antes mencionados? La respuesta de allá arriba era sencilla y machaconamente reiterativa:

“Es que el miedo concentra más la energía creadora (loosh) y hace que la onda estacionaria cree nodos muy poderosos y por tanto materializa rápidamente las tulpas y egrégores manifestados.”

A lo que los lirianos terrestres insistían:

“Sí, pero las semillas estelares no tienen miedo y el resto de la población no sabe lo que es un Illuminati o un arconte y por mucho que le metas miedo con los medios de comunicación lo único que va a manifestar, en todo caso, es un virus inexistente u otras banalidades.”

Por tanto, era más que razonable pensar que los egrégores, tulpas y entidades regresivas ya existían desde hacía mucho tiempo en la Tierra y la humanidad no los había creado por mucho que el miedo primordial se hubiera inscrito en el ADN y ubicado en algún lugar del inconsciente colectivo en los tiempos de la destrucción de Tiamat y por tanto de la destrucción de la Atlántida y Lemuria. ¿Quién entonces los había creado y los había introducido en la Tierra?

Este tipo de preguntas nunca tenían respuesta en los canales de Ramón y Gala. Era como que dichas preguntas fueran más comprometedoras que bienvenidas. Lejos de aclarar las dudas de los seguidores más avanzados, los divulgadores terrestres parecían esquivarlas. No era el comportamiento de alguien que estuviera deseoso de hacer llegar la verdadera metafísica y espiritualidad que entregaba una raza extraterrestre benevolente. A pesar de eso, o quizás por eso, Ramón y Gala se fueron convirtiendo sin saberlo lentamente en los obispos de una nueva religión dogmática cósmica creando un numeroso grupo de seguidores adoctrinados que nunca tuvieron dudas razonables, dejaron de discernir y no siguieron la recomendación de alguien que una vez dijo que no se debía seguir a ningún gurú, maestro, guía espiritual, religión o dios, porque la idolatría llevaba al fanatismo y generaba dependencia. Y porque, en el momento en se siguiese a alguien, se privaba de libertad, se perdía el poder personal y se dejaba de reconocer lo que realmente se era. Mucho dejaron de reconocer quiénes eran y cedieron su poder a dos divulgadores terrestres, cuando menos, oportunistas.

Pero las quejas no solo venían de la superficie terrestre. También eran muchas las protestas que provenían de algunas razas estelares, como la propia taygeteana, frente a la Federación por no estar de acuerdo con las decisiones que tomaban para y por la población de la Tierra. Las razas estelares involucradas o no en la divulgación y que estaban viendo lo que ocurría, contemplaban el panorama con estupor, pero seguían al pie de la letra las directrices de la sabia y elevada Federación. A partir de ese momento y viendo el genocidio perpetrado en la superficie terrestre, la frase de Swaruu y Yazhi se sustituyó por: “la Federación es regresiva por permisiva” pero aun así seguía siendo inestimable, inexpugnable, inabarcable, inconmensurable, gigantesca, todopoderosa y altamente espiritual.

Para todo el mundo, incluidos los lirianos terrestres, era sencillo vislumbrar algunas de las razones por las cuales la elevada raza Karistus, entre otras muchas, no formara parte de la Federación y estuviera en contra de lo que ésta estaba haciendo con la Tierra, pero respetando a regañadientes su autoridad y supuestas leyes cósmicas. Ahora se entendía bien por qué los Karistus buscaban con ahínco dejar la Tierra como siempre estuvo y que la Federación quitara sus sucias zarpas del parque de atracciones en el que había convertido el planeta Tierra hace 12.500 años tras la destrucción de Tiamat para que las almas tuvieran una experiencia corta, caótica y limitada pero extremadamente elevada para su consciencia. Pero no solo se trataba de la Tierra. En Venus y en Marte también estaba la Federación y eso también le preocupaba a los Karistus.

§

Publicado por IngenieríaEstelar

Soy Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones y después de una vida empleándola en asuntos materialistas he decidido orientarla hacia asuntos más espirituales.

Un comentario en “Capítulo 8 – Las sospechas se levantan.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: