Capítulo 2 – Las taygeteanas y el contacto.

Las taygeteanas y el contacto

“No hay materia como tal, lo que ves y
lo que percibes es el resultado de tu
interpretación personal y de tu percepción,
y eso depende de tu frecuencia y tu
frecuencia depende de lo que quieres
ver y de lo que sabes internamente,
de tu conciencia.”

Swaruu de Erra.
Video de Gosia. Ascensión.

Las Pléyades.
En algún momento de finales de 2017. Marco temporal terrestre.

Una de las razas extraterrestres que pertenecían a la compasiva y magna Federación y que estaba haciendo un trabajo encomiable con la raza humana era la raza taygeteana. Era una raza de estado de conciencia 5D, muy avanzada espiritual y tecnológicamente y procedía de la estrella Taygeta en el cúmulo de la Pléyades M45. Pero esta raza pertenecía a la Federación de manera indirecta porque en realidad la raza taygeteana era miembro del Consejo de Alcyone, una de las estrellas de Pléyades, y éste, a su vez, pertenecía a la Federación. La raza taygeteana también era apoyada por la raza swaruuniana que provenía del Éter y podría definirse como un derivado mejorado a nivel de conciencia de la raza taygeteana. La raza swaruuniana no pertenecía a la Federación, pero era mucho más elevada espiritualmente que la taygeteana o cualquier otra raza 5D. Su trabajo, al igual que muchas otras razas, era la de transmitir conocimiento espiritual y metafísico hacia la Tierra a través de la divulgación que llegaba a varios contactados en la Tierra y que a su vez compartían la información con muchas otras personas a través de las redes sociales de la Tierra.

La raza taygeteana era visitante asidua de la Tierra. De hecho, existía una colonia taygeteana en época de la Atlántida y Lemuria hace más de doce mil quinientos años. Tras el cataclismo cósmico de Tiamat, se estableció una base en Egipto y en otras partes del mundo. De una manera u otra llevaban mucho tiempo en este planeta y en las últimas décadas habían tenido contacto con algunos humanos, y aunque dicho contacto no había sido constante, siempre estuvieron ahí. Sentían que tenían una tarea pendiente que hacer con la humanidad.

La razón principal por la que la raza taygeteana se había acercado otra vez hasta la Tierra en esta época fue que se les había informado que la Tierra estaba siendo invadida por razas regresivas. Al llegar a la Tierra en misión de salvamento y analizar la situación se dieron cuenta de que la raíz de los acontecimientos era mucho más compleja de lo que se les había hecho saber y que de ningún modo existía tal invasión. La conclusión del análisis realizado por los expertos de la nave taygeteana fue que, a un nivel más expandido de consciencia, los lirianos terrestres eran responsables de lo que ocurría en la Tierra y eran ellos los que debían resolver el problema. No se podía intervenir directamente, para no contravenir la primera directiva. Indudablemente nadie negaba la existencia de dichas entidades regresivas y que éstas controlaban un planeta que, por otro lado, jamás invadieron. Su aparición fue debida al poder de manifestación del liriano terrestre que concentró la energía loosh que manaba de sus miedos ancestrales provocando así la creación de tulpas y egrégores de todo tipo siendo la base de la formación de dichas entidades regresivas que ahora eran dueñas indiscutibles de la Tierra.

Aun así, las taygeteanas, principalmente Swaruu de Erra, decidieron empoderar al ser humano o a los “zapatitos rotos” como ella los había llamado, ante la imposibilidad de realizar dicha intervención directa en la Tierra para eliminar la maldad. Imposibilidad que venía no solo por imposición de la Federación, que aplicaba a raja tabla la primera directiva y que impedía la intervención directa de una raza superior en la vida de una raza cuya evolución era inferior, sino porque el mal volvería a surgir en la Tierra tanto en cuanto el ser liriano terrestre no evolucionara espiritualmente y fuera consciente de su poder de creación no solo de tulpas y egrégores sino de toda su realidad. Así pues, Swaruu de Erra contactó con los seres humanos para compartir información que ayudara a la expansión de consciencia del ser liriano terrestre y llegara a conocer su potencial y poder de creación, así como su inmortalidad e indestructibilidad.

De ahí nacieron los contactos con Ramón y Gala, aunque no fueron los únicos. Durante muchos meses estuvieron recibiendo información espiritual y metafísica de Swaruu de Erra y divulgándola en sus canales de las redes sociales terrestres. Hubo ocasiones en que la divulgación se paró por unos meses y luego volvió. Pero la última vez que ocurrió eso fue a finales de abril de 2022, marco temporal terrestre. Las taygeteanas y swaruunianas abandonaron el contacto con la Tierra súbitamente, sin dar explicaciones, sin decir adiós o hasta luego. Nadie supo por qué. Ramón y Gala tampoco. Pero a todas luces y por los acontecimientos que se desarrollaban en la Tierra, era muy probable que el contacto no volviera más. Las taygeteanas se marcharon de las órbitas de la Tierra y regresaron a su planeta. Dieron por finalizada su misión en la Tierra y, aunque la humanidad seguía en serios problemas, consideraron que su labor debía continuarla el propio liriano terrestre, dado que en cierto modo consideraban que una de las razones de su marcha era debida a la propia actitud del propio ser humano.

Otra de las razones de su marcha era que estaban sometidas a un estrés muy grande debido a su contacto directo con frecuencias existenciales tan bajas como la de la Tierra. Estuvieron comprometidas mucho tiempo y eso les acarreó muchos problemas de salud. Seres de densidades más alta metidos en los asuntos casi siempre turbios de densidades más bajas, se veían expuestos ineludiblemente a lo que se había llamado el mal del extraterrestre que acarreaba la generación de enfermedades provocadas por la disonancia de frecuencias. Las taygeteanas se expusieron bastante en todos los niveles y finalmente se decidió abandonar las órbitas para que descansaran y estuvieran tranquilas, aunque no dejarían de trabajar en muchos aspectos para la Tierra. En su ánimo realmente estaba el poder volver para reencontrase con sus amigos lirianos terrestres, pero las taygeteanas y swaruunianas no volverían a la Tierra hasta la eliminación completa del cabal.

§

Publicado por IngenieríaEstelar

Soy Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones y después de una vida empleándola en asuntos materialistas he decidido orientarla hacia asuntos más espirituales.

Un comentario en “Capítulo 2 – Las taygeteanas y el contacto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: